Te explicamos un truco muy sencillo para disfrutar de una protección antipinchazos casi infalible, sin necesidad de usar tubeless y evitar pinchazos en la bicicleta.

 

¿Te parece un engorro el sistema tubeless como medida antipinchazos en tu bici? ¿La usas muy poco y cada vez que la retomas, las ruedas han perdido todo el aire? ¿Crees que el tubeless está bien para ciclistas asiduos, pero es un poco caro y engorroso para ciclistas novatos y eventuales? Si te sientes identificado con alguno de estos enunciados pensamos que te gustará este sencillo post.

A ver, ya os adelantamos que no vamos a descubrir la pólvora. Lo que os proponemos aquí es un truco muy sencillo y que, en el fondo, consiste en aunar las ventajas del uso de cámara convencional con el plus de protección del líquido antipinchazos.

¿Cómo hacemos eso? Muy fácil, básicamente lo que necesitas es usar cámaras con obús desmontable para poder introducir, dentro de la cámara, el líquido tubeless. De este modo, conseguiremos las ventajas propias de montar una cámara (neumáticos más baratos, más facilidad de montaje, no necesitamos compresor, etc.) y la protección del líquido antipinchazos (que se juntan a las intrínsecas de la propia cámara).

Para llevar a la práctica este truco para evitar los pinchazos en la bicicleta no tenemos que usar ni herramientas especiales ni nada que no hagamos ya normalmente al cambiar una cámara pinchada. La única diferencia es que una vez colocada la cámara y el neumático en la rueda, tendremos que desmontar el obús de la válvula (lo podemos hacer con una pequeña llave de plástico muy fácil de usar). Después, con una jeringuilla colocaremos el líquido antipinchazos (la misma cantidad que para un neumático tubeless aproximadamente). Finalmente, colocaremos de nuevo el obús, inflamos y hacemos girar la rueda para el líquido se extienda.

La operación es muy sencilla y no tiene contraindicaciones. Insistimos en que lo ideal es usar cámara de válvula presta y obús desmontable porque es más fácil introducir el líquido. Sin embargo, también se podría hacer con una cámara con válvula convencional, introduciendo el líquido con una jeringuilla metálica y fina, ya que al hacer girar la rueda el líquido taparía el miniagujero al instante.

Desde luego, sabemos que ya se venden cámaras con líquido antipinchazos incorporado, aunque es posible que no las encontréis para todo tipo de ruedas (bicis de niño, por ejemplo). En todo caso, este un truco muy fácil y eficaz. Con la ventaja añadida de que el aire en una cámara aguanta más tiempo que en un neumático tubeless; volver a inflarla al cabo de dos meses sin usar no debe representar ningún problema.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 2,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*