Finalmente, la Vuelta a España fue para el colombiano Nairo Quintana. En el último tramo de la carrera el del Movistar consiguió neutralizar el hachazo que el británico Froome le propinó en la única crono de 37 km. Ese era el principal reto para Quintana para las últimas etapas de la ronda, pero el colchón de ventaja acumulado sobre Froome tras la etapa de Formigal le fue más que suficiente. Ni el empinadísimo final en Mas de la Costa, ni la penúltima etapa montañosa con final en Aitana fueron terreno suficiente para que Chris Froome inquietara a Quintana.

De hecho, el colombiano se mostró intratable en casi todas las etapas de montaña, en las que nunca cedió tiempo respecto a sus rivales y, en cambio, sí que pudo distanciarles en la famosa etapa con final en Formigal.

vuelta españa 2016 ganador Nairo

El tramo final de la ronda española se desveló claramente como un duelo entre Froome y Quintana. La Vuelta presentó el escenario ideal para preparar la revancha del colombiano respecto al Tour de Francia, en el que nunca inquietó el dominio del británico. Ninguno del resto de favoritos –Chaves, Contador, Konig, Valverde…– pudo hacer sombra a este duelo estelar, cuyo desempeño en las etapas más duras estuvo siempre un peldaño o dos por encima del resto.

Tras lo visto en esta Vuelta 2016, se sacan conclusiones que quizás puedan marcar la pauta en los próximos años. Probablemente, la más importante es que Quintana por fin ha podido vencer a Froome, algo que sin duda le abrirá expectativas respecto a la próxima edición del «sueño amarillo». Además, el colombiano se muestra como un gran escalador y un gran vueltómano, ya forma parte del selecto grupo de ciclistas que han hecho podio en las tres grandes y está a un paso de poder acceder al elitista club de los que han ganado las tres grandes vueltas por etapas. Un club únicamente formado por ciclistas que marcaron época.

Nairo gana la vuelta España 2016

La ronda española también sirvió para que se destaparan jóvenes valores que en otras carreras apenas pueden lucir. Quizás en esta línea, se pueda promocionar la Vuelta, como una competición en el que buenos ciclistas consiguen sus primeros triunfos en profesionales. Por último, queda comentar el esquema propuesto de la Vuelta. En los últimos años, la dirección deportiva se ha centrado en buscar finales muy duros y con rampas extremas. Esta fórmula ha servido para llamar la atención mediática y para diferenciar al carrera española del resto. También se ha visto beneficiada de unas ediciones en los que las diferencias entre los aspirantes al triunfo eran mínimas incluso en la última etapa de montaña. Sin embargo, algunas voces entre los profesionales del pelotón han protestado este año por lo que consideran un exceso de finales en rampas muy duras. De esas críticas, destacan las vertidas por David López, el del Sky puso el dedo en la llaga al señalar esas subidas «no como puertos, sino como meras pistas asfaltas».

Más información: www.lavuelta.com


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*