Entre los ciclistas es habitual federarse, las ventajas de esto no están del todo claras. Os explicamos por qué…

En los últimos diez años, el número de licencias en las respectivas federaciones ciclistas no para de crecer. Aunque no hay datos estadísticos que lo aseguren, es un hecho que en estos últimos años se ha dado un vuelco al tema de las licencias; ya que ahora son mucho menos las de competición (en las diferentes categorías) que las de cicloturismo. En principio, la licencia de cicloturismo es la más numerosa en España, y probablemente en el resto de países de nuestro entorno (Francia, Bélgica, Italia…).

El principal reclamo para que un aficionado al ciclismo, que no compita, se saque la licencia de cicloturismo es el seguro que lleva asociado. Este seguro es mayormente un seguro a terceros, ya que aunque también cubre los daños propios con atención médica en caso de accidente o lesión, en principio es la cobertura de los daños producidos a un tercero, lo que más nos podría preocupar. Por ejemplo, si durante una salida en bici cometemos una torpeza y nos llevamos por delante a un compañero, los daños que sufra este y su bicicleta irán a cargo del seguro de la licencia. En relación a esto, la licencia sirve también para evitar el pagar el llamado “seguro de día” en las marchas cicloturistas y (tanto de BTT como de carretera) que se celebran bajo el amparo de las diferentes federaciones territoriales. Esto es así porque el federado ya dispone de seguro para todo el año, con lo cual no necesita un seguro expresamente para el día de la marcha, algo que sí debe abonar el ciclista sin licencia.

El precio de las licencias cicloturistas no está unificado en España, ya que cada federación autonómica fija su propia tarifa. En algunas incluso, establecen varias modalidades; por ejemplo, precios más reducidos para licencias que cubren al ciclista sólo en el ámbito de su Comunidad Autónoma. Normalmente, es necesario pertenecer a un club para poder sacarse la licencia, ya que es el club de hecho quien las tramita. Si no se quiere afiliar a un club ciclista, se suele pagar un precio mayor por la licencia llamada “independiente” (cinco o seis euros más).

Otras opciones

Sin embargo, la licencia federativa no es la única opción para pedalear protegidos y disponer de la cobertura asistencial. Muchas aseguradoras de automóvil disponen de coberturas específicas para ciclistas e incluso es probable que ya dispongamos de esos beneficios por el mero hecho de ser titulares de un seguro de automóvil. También están surgiendo cada vez más empresas del ramo que ofrecen productos específicos para ciclistas, seguros privados que probablemente ofrezcan el mismo tipo de coberturas que las de las licencias federativas.
El inconveniente es que el mayoría de marchas y eventos cicloturistas se reclama la licencia federativa para no tener que pagar el mencionado Seguro de Día. Las organizaciones de marchas, auspiciadas por las federaciones territoriales, no aceptan seguros privados, aduciendo que no pueden saber qué coberturas efectivas ofrece cada compañía privada y que, por tanto, no quieren correr riesgos. Sin embargo, en otros eventos, los organizados por empresas privadas, el precio de la inscripción es único y no se incluye el Seguro de Día. En estas pruebas ciclistas todos los participantes pagan lo mismo, entran bajo la cobertura global del seguro contratado por el organizador y el ser poseedor de una licencia de la federación ciclista no supone, pues, una rebaja en el precio.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*