El pasado fin de semana se celebró en Tabor (Chequia) una nueva edición del Campeonato Mundial de Ciclocross. Por diversas circunstancias se puede decir que la prueba de ciclismo de este año fue histórica, sobre todo porque ha supuesto un relevo generacional notable. Ninguno de los nombres que han dominado la disciplina del barro en los últimos años estuvo a gran altura en Tabor; ni Pauwels, ni Albert, ni Nys, ni el local Stybar (fuera de juego por una lesión)… El vencedor en el Mundial 2015 de ciclismo fue un verdadero chaval de apenas veinte años: el holandés Mathieu Van der Poel. Tras el sorprendente vencedor, se clasificaron el belga Wout van Aert y el también holandés, Lars Van der Haar. Los tres ciclistas forman parte de la nueva generación del ciclocross europeo, que mantiene su hegemonía entre los corredores holandeses, belgas y, en menor medida, franceses, checos o italianos.

En categoría élite femenina, también hubo sorpresa, puesto que la victoria fue para la francesa Pauline Ferrand-Prévot. Con apenas 23 años, esta ciclista rompió la racha vencedora de seis títulos consecutivos de la holandesa Mariane Vos. Ferrand-Prévot parece una ciclista hecha para desbancar la victoriosa versatilidad de Vos, ya que es capaz de acumular títulos en ciclismo de carretera (es campeona del mundo), ciclocross e incluso en ciclismo de montaña.

Por su parte, la delegación española tuvo que conformarse un año más con una actuación algo discreta. Entre los élite, la mejor actuación fue para Javier Ruiz de Larrinaga (27º), mientras que el dominador español y campeón nacional, Aitor Hernández acabó en 34º. La mejor posición la consiguió Jokin Alberdi en categoría junior (16º), y también fue destacable el 22º puesto de la joven Rocío del Alba García (17 años).

Más información:

www.rfec.com


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*