Este mes nos dejó uno de los mejores ciclistas de la historia, miembro del selecto club que ha podido ganar el triplete que forman el Giro, Tour y Vuelta.

Apodado ‘El Fénix’, Felice Gimondi, fue una de las grandes figuras del ciclismo de los sesenta y principios de los setenta.

Fue probablemente el mayor rival que se encontró Eddy Merckx en su aplastante y exitosa trayectoria ciclista. Y eso que Gimondi ya era un campeón con dos Giros y un Tour en su haber cuando explotó el fenómeno de ‘El Caníbal’.

Precisamente el primer gran reto al que se tuvo que enfrentar Gimondi en sus primeros años fue al de saber gestionar su inesperada victoria en el Tour de Francia de 1965.

Era su primer año de ciclista profesional y tras un meritorio Giro de Italia en el que ya subió al podio (3º), le tocaba descansar, pero la baja de última hora de un compañero le obligó a alinearse y saltó la sorpresa: El Fénix se convertía en uno de los ganadores más jóvenes del Tour con solo 23 años.

Gestionar una victoria así es complicada, pero Gimondi supo centrarse y explotar sus muchas habilidades como ciclista: buen rodador, contrarrelojista excelso y muy luchador en la alta montaña, además era rápido cuando se llegaba en grupo pequeños.

Gimondi, nacido en Sedrina (Sicilia), era un corredor muy completo y temido en sus años de esplendor.

Forma parte del selectísimo grupo de ciclistas que han ganado al menos una vez las tres grandes vueltas por etapas (Giro, Tour y Vuelta).

Un club en el que están lo mejor de cada casa: Anquetil, Merckx, Hinault, Contador, Nibali y Froome.

Gimondi tiene el récord de presencias en el podio del Giro (9) y en sus catorce participaciones consecutivas en esta carrera nunca bajó del 15º puesto en la general.

Cuenta con 14 victorias de etapa entre las tres grandes.

Pero además de un gran fondista en las pruebas ciclistas por etapas, Gimondi sabía correr las carreras de un día, clásicas y mundiales, como demuestra su oro mundialista de 1973 y sus victorias en San Remo, París-Roubaix, Giro de Lombardía y París-Bruselas, entre otras.

Además, Felice Gimondi fue fiel al equipo con el que pasó a profesionales, el Salvarini, con el que corrió entre 1965 y 1972 y que después pasó a ser patrocinado por Bianchi, la firma de bicicletas con la que siempre estuvo vinculado.

D.E.P. Felice. Uno de los más grandes.

 

Felice-Gimondi


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*