El calor es uno de los grandes enemigos del ciclismo, en este texto os recordamos 6 consejos para evitar los golpes de calor en verano.

El calor es el principal inconveniente para el rendimiento del ciclista. De hecho, es el gran problema para practicar deporte en los meses de verano. Hay que ir con cuidado y protegerse de las temperaturas elevadas a la hora de salir en bicicleta, ya sea de montaña como de carretera. En Cofidis Likes Ciclismo os ofrecemos estos seis consejos para combatir el calor excesivo en vuestras rutas ciclistas:

  • Evita las horas de más calor:

  • En verano toca madrugar o salir a partir de las siete de la tarde. Esas horas son las mejores para salir en bici. Hay que aprovechar que el día alarga las horas de sol, al menos, hasta las 9 de la noche. E incluso, por qué no, extender nuestras salidas en bici a la noche equipados con una buena luz. En todo caso, recordemos que por seguridad es importante tener en cuenta que los rayos del sol al amanecer y al ocaso inciden de forma oblicua y limitan tanto nuestra visión como la del resto de usuarios de la vía: ¡ténganlo en cuenta!
  • Mucha hidratación:

  • Hay que beber mucha agua y de manera constante para evitar un golde de calor. Cada 15-20’ un trago es obligado cuando las temperaturas son altas: al igual que las pájaras, la deshidratación se evita bebiendo con antelación. Recuerden también que cuando la humedad del ambiente es elevada (como ocurre en la zona mediterránea), el riesgo de deshidratación es aún más alto ya que se suda más. Si salimos en bici de carretera es obligado llevar dos bidones y si lo hacemos en MTB también. Aunque ya sabemos que en algunos cuadros de este tipo de bicis es complicado colocar dos bidones, en estos casos: usen una mochila de hidratación. Recuerda también que además de agua hay que recuperar las sales que el organismo pierde con la sudoración: para ello hay que beber isotónico y/o pastillas de sales… importante cuando la ruta en bici va a ser larga.
  • Evita las bebidas muy frías:

  • El cuerpo humano necesita “adaptar” lo que bebemos a la temperatura corporal para asimilarlo. En ese proceso de adaptación invierte ciertas dosis de energía. Por tanto, hay que evitar las bebidas muy frías porque conseguiremos el efecto contrario del que buscamos: el cuerpo gastará energía (se calentará) para poder asimilar esa bebida. De hecho, lo ideal sería tomar bebidas a temperatura ambiente, o incluso calientes, para conseguir una hidratación óptima.
  • Busca rutas menos calurosas:

  • Seguro que los ciclistas más expertos saben escoger los recorridos que se adapten a las condiciones del verano: recorridos que en su mayor parte van por dentro de un bosque, protegidos del sol. Otros en los que la parte más expuesta a la radiación sea a primera hora de la mañana, para rodar más protegidos o por la cara norte de la montaña cuando el sol esté más alto. No lo dudéis, hay rutas ciclistas más calurosas que otras, estudiadlas antes y planificar las salidas en bici también en función de este criterio.
  • Menos esfuerzos extremos:

  • Igual que hay rutas más o menos calurosas, hay rutas más o menos duras. Si algún día no hemos podido madrugar lo suficiente para evitar las horas de más calor escoge una ruta más asequible. Los grandes esfuerzos, tanto por intensidad como por duración, son muy poco compatibles con las altas temperaturas. Tenlo en cuenta y eviten grandes esfuerzos cuando suben las temperaturas. Un golpe de calor mal llevado puede hacernos perder muchos enteros en nuestro estado de forma.
  • La ropa adecuada:

  • Igual que en invierno, pedalear en verano nos pide usar un tipo de ropa determinada. Maillots más frescos y transpirables. Culotes algo más finos y que permitan evacuar mejor el sudor (recuerden que las badanas es un punto en el que se acumula mucho calor y sudor). Un buen truco para evitar el exceso de radiación solar y sus molestas quemadas es usar maillot de manga larga. Los hay de tejido fresco y adecuados para usar en verano. También es importante usar una gorra o un pañuelo para evitar una fuerte incidencia del calor en la cabeza. Si usamos crema solar para protegernos del sol, recuerden que esta pierde eficacia al cabo de un par o tres de horas y que el sudor también reduce la eficacia de la crema.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*