El pasado fin de semana acogió el pistoletazo de salida de una de las épocas más bellas de la temporada ciclista. Ha llegado la primavera y con ella las clásicas del norte, pruebas en ciclismo de un día en Francia, Bélgica o los Países Bajos que se caracterizan por recorridos muy largos que discurren en parte por repechos, adoquines… y repechos adoquinados. De aquí a finales de abril, los clasicómanos pelearán contra el frío y un terreno hostil deparando bellísimos duelos en carreras de gran historia y tradición.

Un ejemplo de esto tuvo lugar el sábado 28 con la Omloop Het Nieuwsblad, una clásica del ciclismo con todos los ingredientes característicos de la campaña del norte en la cual Etixx-Quick Step, equipo belga que encarna todos los valores de esta suerte del ciclismo, dominó la carrera para perder la victoria en el último suspiro. Lograron distanciar a rivales como Sep Vanmarcke (Lotto-Jumbo), Greg Van Avermaet (BMC) o Steve Chainel (Cofidis) para generar una fuga con sus líderes Tom Boonen y Niki Terpsta y un gregario, Stijn Vandenbergh, acompañados únicamente por Ian Stannard (Sky). Sin embargo, en los últimos kilómetros realizaron un dislate táctico: gestionaron pésimamente su superioridad numérica y entregaron el triunfo en bandeja al fortísimo corredor británico.

Etixx tuvo la oportunidad de resarcirse al día siguiente en la Kuurne-Bruselas-Kuurne, un evento llano, con menos pavé que el precedente y por ello más propicio para el esprín. La escuadra belga logró imponerse mediante su velocista Mark Cavendish, que estuvo bien apoyado por hombres como Boonen o Zdenek Stybar pese a que su director, Wilfried Peeters, les dio órdenes de correr al ataque pensando que ‘Cav’ no llegaría vivo a meta. Esto enfadó al temperamental ciclista de la Isla de Man, que contestó a la desconfianza del técnico con un gran esprín frente a Alexander Kristoff, brillantemente lanzado por su Katusha. La bala de Cofidis, Nacer Bouhanni, partió bien colocado en la ‘volata’, pero no pudo disputar el triunfo por cuanto un codazo le mandó contra las vallas. Por suerte, no llegó a caer contra el asfalto.

En Francia tuvieron lugar otras dos pruebas en ciclismo de un día. La Classic Sud Ardèche se la adjudicó en una tremenda exhibición el argentino Eduardo Sepúlveda, que sacó de rueda a su compañero de aventura Julien Loubet (Marsella 13 KTM) en el ‘rush’ final. En La Drôme Ardèche, la victoria correspondió a Samuel Dumoulin (Ag2r) gracias a un espectacular trabajo de su compañero Romain Bardet, que mantuvo a raya a todos los rivales del pequeño velocista francés en los últimos kilómetros para que éste sólo tuviera que rematar. Muy cerca anduvo un Cofidis, Rudy Molard, que entró en meta 6º.

Esta semana continúa la campaña del norte con la clásica Le Samyn (miércoles 4) y los Tres Días del Oeste de Flandes (viernes 6 a domingo 8). A ambas pruebas acudirá Cofidis con un ‘ocho’ de rodadores encabezado por Steve Chainel, con el experto belga Michael Van Staeyen como baza para los esprines y el estonio Gert Joeäär como contrarrelojista candidato al triunfo en la ronda por etapas. No obstante, la gran cita en ciclismo será la París-Niza, que inicia el próximo domingo 8 y se extenderá hasta el domingo 15. En ella Cofidis alineará a Nacer Bouhanni y su ‘treno’ (Ahlstrand, Lemoine, Rollin, Soupé y Sénéchal) pensando en las cuatro previsibles llegadas masivas, con Nicolas Edet y el español Luis Ángel Maté como escaladores de cara a tres jornadas finales, que estarán marcadas por la montaña.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*