Somos conscientes de que la compra de una bici supone un esfuerzo económico importante para muchos aficionados y por eso esperamos que este texto les pueda orientar, al menos mínimamente. No pretendemos sentar cátedra con este artículo, sino dar algunas pistas que puedan ayudar a los iniciados a comprarse su primera bici. En principio, los siguientes consejos deberían servir para la compra de cualquier tipo de bici: montaña, carretera, paseo, gravel…

 

  1. LA BICI

Lo más importante es tener una respuesta clara a esta pregunta: ¿Qué bici necesito? No es lo mismo comprar una bici para dar un paseo con los niños los domingos a querer hacerlo para ir con la grupeta de carretera del club ciclista. En el caso de las bicis de montaña, hemos de tener claro si nos conformamos en ir por pistas y terreno fácil o también queremos disfrutar de terrenos complicados y trialeras.

 

  1. EL PRESUPUESTO

Una vez tengamos claro el primer punto, hay que establecer un presupuesto. No hay que alarmarse, hay fama de que las bicis son muy caras, pero en realidad hay un gran variedad de precios. Una bici de paseo se puede conseguir desde unos 400€, una de montaña por unos 600€ y una de carretera quizás por 700-800€. El por qué unas tienen un precio de partida más elevado que otras es algo que no sabríamos concretar… Obviamente, las bicis más caras suelen tener mejores componentes, algo que se nota en el funcionamiento (sobre todo a largo plazo) y en el peso. Para consuelo de la mayoría diremos que está claro que nadie necesita una bici de 4.000, 5.000 ó 6.000 euros (subrayemos “necesita”). Del mismo modo que nadie necesita realmente un coche de 90.000 €. El que se los compra es sencillamente porque puede y le apetece, pero la necesidad de uso se cubre con productos más sencillos e igualmente funcionales.

 

  1. COMPARAR CON EFICACIA

En el mercado hay muchísimas marcas de bicicletas. Muchas veces, especialmente en las gamas más económicas, las diferencias entre ellas son mínimas. Si queremos ser eficaces al comparar precios, hemos de comparar bicis parecidas. Por ejemplo, una bicicleta de montaña doble suspensión siempre será más cara que una rígida, aunque quizás la segunda esté mejor equipada. Lo mismo sucederá con una bici de carretera con cuadro de aluminio, seguramente más barata (y más pesada) que una parecida pero con cuadro de carbono, aunque es posible que esta última cuente con accesorios de rango inferior. Por tanto, para comparar bien habría que fijarse, por este orden, en: tipo de cuadro, componentes, ventajas en el lugar de compra y garantía del fabricante.

 

  1. ¿ESTÉTICA?

¿Cuánta importancia hay que darle a la estética de la bici? Pues, en nuestra opinión mucha. Y por una razón muy sencilla; como hemos comentado antes, las bicis, especialmente de gama económica, se parecen mucho, con lo cual puestos a comprar recomendamos comprar la que más nos guste. Una bici nos puede durar muchos años, si la cuidamos, así que solo por ese motivo merece la pena comprar la que para nosotros sea la más bonita.

 

  1. FUTURO

¿Cuánto durará mi bici? Eso dependerá mucho del uso que le demos y de lo que nos enganchemos al ciclismo. Lo ideal es ser prudente. No vale la pena gastarse mucho dinero en comprar una bici muy cara si aún no tenemos claro si este deporte nos gustará o no. Y al contrario, si vamos mucho en bici y nos enganchamos a esto de dar pedales, es muy probable que a los pocos meses de haber comprado la primera bici ya estemos dándole vueltas a cómo cambiarla por una mejor. Para eso, lo ideal sería poder comprar un modelo de bici con un cuadro relativamente bueno, quizás con componentes (ruedas, transmisión, accesorios…) sencillos, pero que podremos ir mejorando poco a poco.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*