El frío es uno de los grandes enemigos de los ciclistas, pero hay maneras de combatirlo eficazmente. Aquí te damos unos cuantos consejos.

Para pedalear en invierno con seguridad y en buenas condiciones es fundamental ir bien equipado para combatir el frío. Obviamente, esta circunstancia varía en función de nuestro lugar habitual de entrenamiento. Aún así, hay una serie de pautas que todos deberíamos seguir para que el frío y la lluvia no nos impida disfrutar de nuestro deporte favorito.

Cabeza, pies y manos

Se dice que es por la cabeza por donde perdemos mayor calor corporal. Independientemente de que esto sea más o menos cierto, lo que es seguro es que la sensación térmica depende mucho de cómo hayamos protegido nuestra cabeza del frío. Lo mismo sucede con las manos y los pies. Estas tres partes de nuestro cuerpo son las más sensibles a la hora de sentir frío, por eso es clave tenerlos bien abrigados cuando practicamos ciclismo. Para la cabeza podemos usar un sotocasco, una gorra o una bandana por debajo del casco. Ahora también están de moda los cascos cerrados (aero) que básicamente son más cerrados que los cascos convencionales. Son ideales para evitar que el frío y la lluvia penetre en nuestra cabeza. También es importante llevar las orejas tapadas, e incluso la boca y el cuello, para evitar enfriamientos.winterroadie

Las manos y los pies son también puntos clave. Para los pies es indispensable usar calcetines de invierno. Los hay de muchos tipos, incluso con membrana anti-viento en su interior. Los calcetines de lana merino son muy útiles porque además de las ventajas de usar un tejido natural (menos sintético) permiten transpirar un poco más. Para incrementar aún más la protección, muchos ciclistas usan botines o cubrezapatillas; los hay de muchos tipos. En cuanto a las manos, es esencial usar guantes largos, con protección de membrana anti-viento que nos protegerá también en caso de lluvia. Incluso podemos usar unos guantes finos y sobre estos usar otros de mayor protección contra los elementos. No pasa nada por abrigarse las manos en exceso, puesto que si tenemos calor y nos sudan demasiado, siempre podemos parar un momento y guardarlos en un bolsillo del maillot o en la mochila.

 

El torso y las piernas

Una buena protección contra el frío en el ciclismo empieza por el uso de una prenda interior de calidad. Las hay de muchos tipos, grosores y generalmente de textiles sintéticos que no se empapan tanto con el sudor. Usar una buena prenda de este tipo nos ayudará a ir relativamente secos por dentro, lo que se traducirá en una mayor comodidad y evitará los peligrosos enfriamientos en las bajadas. Por encima de esta prenda interior, lo mejor es usar una chaquete de invierno con membrana anti-viento. Esta membrana impide la penetración del aire y de la posible lluvia (aunque no son totalmente impermeables). Hay varios tipos de membrana, en función de su calidad, el precio puede ser más o menos elevado. También hay chaquetas para ciclismo que ofrecen membrana total o parcial, en función de la temperatura para la que estén aconsejadas. Generalmente, una buena membrana suele ser más ligera, elástica y compacta que las más baratas.

Aún así, como decimos, una chaqueta con protección antiviento no garantiza la impermeabilidad en caso de lluvia. Por eso, es aconsejable llevar en un bolsillo o en la bici un impermeable, lo más ligero posible, por si nos sorprende la lluvia. Esta prenda también nos ayudará a incrementar la protección contra el frío, si es que la temperatura es realmente baja, e incluso la podemos usar para evitar enfriamientos en caso de bajadas largas.

En cuanto a las piernas, obviamente es fundamental un culotte largo, si es con tirantes mejor. Como con las chaquetas, hay culotes más finos que otros y también los hay que llevan membrana anti-viento, normalmente en la parte frontal de las perneras. Como las piernas es la parte móvil de nuestro cuerpo sobre la bici que entra más fácilmente en calor y es la que menos sufre los rigores del frío, quizás un culotte largo, convencional, es suficiente para la mayoría de ciclistas. Los culottes con membrana deberíamos usarlos en días en los que sintamos que el frío es realmente intenso.

Hay muchos ciclistas que consideran que el culotte largo es un poco incómodo para pedalear. Para ellos, existe la posibilidad de usar culottes de invierno cortos. Son igual que los culottes de verano pero con un tejido de invierno. Para completarlos, es necesario el uso de perneras, es decir, de las prendas que van desde la parte alta del muslo hasta el tobillo. Esta fórmula es muy usada por los ciclistas en competición.

Por último, recordar que hay que proteger también a los ojos de los rigores del frío. Como las condiciones lumínicas en invierno son diferentes al verano, es aconsejable usar gafas de filtro solar más relajado y adecuado para días de poca luz. Lo ideal es poder usar gafas con cristales fotocromáticos, de los que son sensibles a los cambios de luz y se oscurecen y aclaran en función de la exposición solar que reciben. Si no disponemos de unas fotocromáticas, podemos usar cristales claros o transparentes, que se incluyen en la mayoría de gafas para ciclismo.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*