Hace una década las bicicletas fixie o de piñón fijo se pusieron muy de moda en algunas ciudades españolas.

Las fixed representan un tipo de ciclismo urbano más deportivo y agresivo. Un tipo de bici que representa también un “estilo de vida” moderno, desenfadado y joven. La principal característica de estas máquinas es que cuentan con un único desarrollo: un plato y una única corona en la rueda trasera.

¿Fixed y piñón fijo?

Vale la pena recordar que “fixed” viene del inglés y significa “fijo”, lo cual hace referencia al desarrollo o marcha única. Pero una bici fixie o fixed puede ser o no de piñón fijo. El mecanismo de transmisión de piñón fijo prescinde la rueda libre; siempre hay que pedalear para que la bici avance, si dejamos de pedalear la bici se para (el eje rueda libre es lo que permite que la rueda gire libremente en una bici sin necesidad de pedalear). El piñón fijo se usa en todas las disciplinas de pista. Estas bicis no tienen frenos, se frena “a contrapedal”; hay que dejar de pedalear y hacer derrapar la bici en su rueda trasera… una técnica ciclista que requiere mucha habilidad.

Digamos que la bicicleta fixie pura debería ser de piñón fijo y sin frenos. Pero la industria se ha dado cuenta de que hay que primar la seguridad y por eso la mayoría de los modelos cuentan con un único desarrollo, pero con rueda libre. Incluso algunos modelos disponen de una rueda trasera con dos coronas (una a cada lado), una con transmisión de piñón fijo y la otra con rueda libre.

Ventajas de la bici fixie

La principal ventaja de este tipo de bicicletas es que apenas necesitan mantenimiento. Son bicis muy sencillas, sin apenas puntos de desgaste. La transmisión es, como hemos visto, de una única marcha: no hay cambios, ni cables, ni fundas, ni poleas y casi, casi ni frenos… Incluso la cadena, al ir siempre alineada, sufre mucho menos y dura más. El cuadro de estas bicis suele ser de aluminio, también los hay de acero. Algunas solo cuentan con freno delantero y el manillar suele ser bastante estrecho para poder maniobrar más rápidamente en las calles.

A nivel deportivo, es una bici que te pone las pilas. El desarrollo único implica que la cadencia lo es todo: acelerar, más cadencia, desacelerar, menos cadencia. Las cuestas hay que pasarlas “apretando pedales”. Fomenta la habilidad, la agilidad de piernas y la fuerza-resistencia.

Otra ventaja importante, sobre todo en el caso de las bicis de piñón fijo, es que son muy poco atractivas para los ladrones. Son bicis tan simples y complicadas de manejar, especialmente las de piñón fijo, que apenas atraen la atención de los cacos, ya que suelen tener un mercado más limitado.

También hay desventajas…

Por supuesto, son bicicletas que presentan también inconvenientes. Sobre todo, porque necesitas ser un ciclista con cierto nivel, experimentado, para poder sacarle todo el partido a una bici fixed. Para una fixie de rueda libre, si usamos una de piñón fijo el proceso de aprendizaje debe ser muy progresivo (¡recordemos que esta es un bici sin frenos!). El terreno también influye. No es un modelo apto para muchas cuestas, aunque no sean muy empinadas. Al solo contar con una única marcha, el terreno ideal debe ser más bien llano; con algunos repechos, más bien cortos, pero no subidas prolongadas, ni bajadas.

Lo cierto es que este tipo de bicis es como hacer un curso acelerado de ciclismo. Se aprende mucho en poco tiempo y se gana un punto de forma muy bueno. Además, no son muy caras (entre 200 y 800 euros es más que factible tener una fixed), pero eso sí, hay que ser valiente en las primeras salidas. ¿Te atreves?


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*