La bicicleta de montaña necesita una puesta a punto algo más frecuente que la bicicleta de carretera, veamos cuales son los aspectos claves para su mantenimiento.

La bicicleta de montaña sufre más que la de carretera o de ciudad por el tipo de terreno al que se enfrenta: más baches, caminos sin asfaltar e irregular obstáculos… Para adaptarse y disfrutar más de este tipo de terreno, estas bicicletas de montaña cuentan con elementos más delicados: suspensiones, bieletas, tijas telescópicas, circuitos hidráulicos…

Por eso el mantenimiento de este tipo de bicicletas debe ser más frecuente. Una revisión de estos puntos clave al mes sería ideal para que la bicicleta de montaña funcione correctamente y, sobre todo, para que nos dure mucho. Aquí os explicamos algunos puntos clave para el mantenimiento de la bicicleta de montaña que no debéis olvidar:

Claves para el mantenimiento de la bicicleta de montaña

  • Revisa los neumáticos:

  • Comprueba la presión y el estado de las cubiertas. Desgaste del dibujo. Lo habitual es que usemos tubeless, comprobemos que no haya escape de líquido. También hay que tener en cuenta que, aunque no hayamos pinchado en un tiempo, el líquido sellante pierde propiedades y eficacia con el tiempo.: hay que renovar el líquido una o dos veces al año.
  • Transmisión y cadena:

  • Punto esencial para el mantenimiento de la bicicleta de montaña y su buen funcionamiento. Indispensable limpiar y engrasar la cadena habitualmente, si no se hace en cada salida que sea cada dos o tres. Alargaremos la vida útil de toda la transmisión. Revisar y limpiar la piñonera. Comprobar que los cambios funcionan correctamente, si notamos que algo no va bien es posible que toque cambiar los cables y fundas de la bicicleta, por ejemplo.
  • Tija de sillín:

  • Punto esencial de la bicicleta de montaña. Un punto en el que se acumula mucha presión. Hay que revisar el par de apriete y comprobar que la tija se mantiene en su posición, que no se baja. Si usamos las cada vez más habituales tijas telescópica, hay que probar que el sistema hidráulico funcione correctamente, el estado del cable y que la tija no tenga holguras.
  • Pedales:

  • Comprueba que los pedales de tu bicicleta de montaña giran correctamente sobre su eje, retira suciedad y barro del interior de las calas. Comprueba el apriete: recuerda que los pedales se aprietan con muy poca fuerza porque van roscados en sentido contrario al del pedaleo.
  • Manillar y potencia:

  • Aspecto clave para la seguridad. Comprueba aprietes, posibles holguras o ruidos en la dirección. Si notas crujidos extraños en esta zona es que quizás haya algo roto en el interior de la dirección o que necesites engrasar los rodamientos.
  • Suspensiones:

  • Obviamente, las suspensiones de la bicicleta de montaña es uno de los puntos delicados. Hay que revisar posibles pérdidas de aceite y comprobar la presión de aire. De vez en cuando, revisa el ‘SAG’, esto es, el tramo que baja la suspensión cuando nos montamos sobre la bicicleta (es importante regular esto a nuestro peso para que las suspensiones no pierdan recorrido).
  • Pastillas de freno:

  • Las bicicletas de montaña suelen usar frenos de disco. Hay que revisar el estado de las pastillas: cambiarlas es muy sencillo y con un vídeo tutorial de apenas 2’ podemos aprender a hacerlo. También hay que revisar el estado de los rotores. Recordemos que los discos se deben limpiar con un producto específico para no contaminarlos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*