El incremento del 40% se debe al espectacular avance de la industria de la bicicleta en Europa en las ventas de bicis eléctricas en la mayoría de los países de la UE.

Cifras de crecimiento del 40%, una facturación récord de 18.300 millones de euros y más de 22 millones de bicicletas vendidas en 2020 (en los países de la UE más Reino Unido). Estas son las espectaculares conclusiones que aporta el esperado informe de la principal patronal de las empresas del sector de la bicicleta en el ámbito de la UE (CONEBI), al que pertenece la española AMBE.

Sin duda alguna, las bicis eléctricas son el principal motivo y motor de este gran aumento: “Las e-Bikes se sitúan como la opción que más crece entre los consumidores europeos”, explica el director general de CONEBI, Manuel Marsilio, en unas declaraciones publicadas en la web de la patronal española AMBE. Marsilio ahonda en que “los ciudadanos europeos están apostando por una movilidad más verde y eléctrica antes que por la compra de automóviles, lo que tiene como resultado un impresionante incremento del 52% en las ventas de bicis eléctricas, con un valor de 10.600M€”.

Made in Europe

Pero quizás el dato que más sorprende del informe de CONEBI es que se asegura que, en el segmento de las bicis eléctricas, “el 80% de los productos vendidos también se fabrican en la UE”. Esto supone un total de 3,6M de unidades vendidas “made in Europe”. En términos de empleo, el estudio asegura que por cada mil bicicletas producidas en Europa se crean entre 6 y 9 empleos cualificados (el doble de los que se generan en el caso de las bicicletas convencionales).

Actualmente, unas mil pequeñas y medianas empresa del sector de la bicicleta cuentan en Europa con unos 155.000 empleados. Si se incluye en ese cálculo el negocio del cicloturismo, la logística, tiendas, talleres, distribuidores… el número de empleados del sector ciclista en su conjunto asciende a unos 850.000 trabajadores, según los responsables de CONEBI.

La industria ciclista, sin embargo, se enfrenta un reto importante de manera inmediata. Este boom postpandémico ha generado también un colapso en las cadenas de producción y distribución de componentes para la bicicleta a nivel global.

Para CONEBI, esto debería solucionarse a medio plazo con más inversión y creación de centros de producción en Europa, algo que ya ese está siendo, aseguran: “La producción de partes y accesorios en Europa también marcó un récord en 2020, alcanzando los 3.000 M€, remarcando un impacto extremadamente positivo en toda la cadena de valor. En cualquier caso, la situación actual respecto a las dificultades de producción globales nos indica que debemos invertir más en Europa.

Para el presidente de CONEBI, Ehrard Büchel, la conclusión respecto la trayectoria del uso de la bicicleta en Europa es clara: “Las proyecciones que manejamos, esperamos que el valor de la producción europea de partes y accesorios se duplique hasta alcanzar los 6.000 M€ en 2025”.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*